SELECCIONA TU PAIS

Sunday 25  September de 2022
Buenos Aires 

Ahora Cheminova es parte de FMC Corp.

Esta operación reforzaría la presencia de FMC en el mercado europeo (en donde tiene una participación menor, dado que su fuerte es América Latina), así como en el en área de los fungicidas; otro rubro estratégico, ya que FMC está más sólida en materia de herbicidas y de insecticidas.
De acuerdo a medios extranjeros, la operación se habría cerrado en unos u$s1.500 millones.
Cheminova es una compañía fundada en 1938 y que factura unos u$s1.200 millones al año, con 2.200 personas operando en 24 países.
No tiene plantas en Argentina, aunque opera con sus productos en nuestro mercado; sí posee plantas en Dinamarca, la India, Alemania, Italia, Australia y Gran Bretaña.
“Cheminova es una compañía que veníamos considerando por atractivo potencial como socio de FMC”, sostuvo Pierre Brondeau, CEO de la compañía estadounidense. “Estamos muy interesados en cómo vamos a potenciar ambos portfolios de productos”, agregó.
El número uno de FMC sostuvo que Cheminova es un “acceso directo” al mercado europeo, pero también tiene un posición muy sólida en nuestro subcontinente. De acuerdo al informe anual, en 2013 el 38% de las ventas se originaron en Europa, mientras que América Latina aportó otro 30%, muy por encima de América del Norte, cuya participación es del 9%.
También señala Brondeau que el portfolio de Cheminova les mejorará el acceso a otros cultivos, como los cereales. Asimismo, como se mencionó, les fortalece la penetración en el creciente segmento de los fungicidas y de los micronutrientes.
También de acuerdo al informe anual de Cheminova, el 40% de las ventas viene por insecticidas, el 27% por herbicidas y el 20% por fungicidas.
La paleta de la compañía adquirida tiene más de 60 ingredientes activos y 2.300 registros. Además cuenta con una interesante línea de nuevos productos que van a ir desembarcando en los próximos años.
Junto con la noticia también trascendió que FMC se desligaría de su negocio de minerales, que le aporta unos u$s700 millones, aunque conservaría el vinculado al litio, un mineral que extrae en la Argentina.